Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: “En la Iglesia no hay jefes, la Iglesia somos todos”


El Papa Francisco salió durante la calurosa mañana de Roma a pasear en su papamóvil por la Plaza de San Pedro antes de la audiencia general para saludar a peregrinos de todo el mundo.

Como es costumbre saludó a los más pequeños, algunos más contentos que otros...

Luego, en su catequesis, Francisco habló de la Confirmación, y de lo importante que es no tomar este rito de un modo egoísta.

FRANCISCO
“Siempre es recibir para dar. Nunca se recibe y se tienen las cosas dentro como si el alma fuese un almacén. ¡No! Siempre se recibe para dar. Las Gracias de Dios se reciben para ser dadas”.

Explicó que aunque la Confirmación se recibe una sola vez, su fuerza espiritual se mantiene con el tiempo.

Francisco señaló que algunas personas tienen una concepción equivocada sobre la Iglesia. Dijo que sus componente no son independientes, sino que la Iglesia es un organismo conjunto.

FRANCISCO
“Algunos se piensan que en la Iglesia hay jefes: los obispos, el Papa, los obispos, los curas y después los trabajadores, que son los demás. ¡No! La Iglesia somos todos. ¡Todos! Y todos tenemos la responsabilidad de santificarnos los unos a los otros”.

Invitó a los cristianos a vivir este rito con la intención de ayudar a los más desfavorecidos. Alertó de los peligros de hablar de más y de la hipocresía tras recibir la paz en la Confirmación.

FRANCISCO
“¿Y después qué pasa? Salimos y empezamos a hablar mal de los demás. Hablamos mal de los demás y empiezan los cotilleos, y los cotilleos son guerras. Esto no funciona así. Si hemos recibido la señal de la paz con la fuerza del Espíritu Santo, debemos ser hombres y mujeres de paz”.

Francisco invitó a los cristianos a dejarse guiar por el Espíritu Santo y a afrontar sus vidas con valentía y citó una frase de su última exhortación apostólica, Gaudete et exsultate: “Recordemos que lo que está cerrado termina oliendo a humedad y enfermándonos”.