Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa cambia lo que dice la Iglesia sobre la pena de muerte: Es inadmisible


El Papa ha autorizado una modificación en el Catecismo de la Iglesia católica en lo concerniente a la pena de muerte. 

El cambio se refiere al punto 2267 en el que el Catecismo aseguraba que la Iglesia no excluye “el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas”. El mismo punto del Catecismo reconocía que estos casos suceden “rara vez”, pero legitimaba la aplicación de este “medio admisible aunque extremo para la tutela del bien común”.

El cambio autorizado por Francisco es sustancial y ya lo había anunciado durante este encuentro de octubre de 2017 que conmemoraba los 25 años del último Catecismo.

FRANCISCO
“Por muy grave que sea el delito cometido, la pena de muerte es inadmisible porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”.

La nueva redacción incluye esta petición del Papa y asegura que, a partir de ahora, la Iglesia “se compromete con determinación a la abolición de la pena de muerte en todo el mundo”. Un deseo que Francisco ha expresado en muchas ocasiones, como cuando habló ante el Congreso de Estados Unidos.

FRANCISCO
24 de septiembre, 2015 (Congreso EEUU)
“Estoy convencido que este es el mejor camino, porque cada vida es sagrada”.

El cambio además viene justificado como consecuencia de los nuevos “sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente”.