Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Unbroken: La historia de redención de un veterano de la II Guerra Mundial


“Sigo sintiendo que van a sonar las alarmas que anuncian la guerra y escucharé: “Preparaos”. Quizá la guerra no ha terminado aunque digan que sí”.

Louis Zamperini fue corredor olímpico pero también soldado en la II Guerra Mundial. Sobrevivió 47 días en una barca en el océano y fue prisionero de los japoneses. 

La secuela de la película “Unbroken” narra la dura batalla que Zamperini libró después de esta terrible experiencia en la II Guerra Mundial.  

LUKE ZAMPERINI
Hijo de Louis Zamperini
“Lo que no se grabó en la primera película fueron los efectos que la guerra y el campo de prisioneros provocaron después en mi padre”.

SAMUEL HUNT
Actor
"La primera historia trata sobre la perseverancia y el coraje que se necesitó para vivir en esas condiciones. Esta aborda las consecuencias que que todo aquello tuvo sobre él”.

Su trauma tras la guerra le condujo al alcoholismo y a una vida de amargura. Sin embargo, encontró a Dios gracias a un encuentro con el conocido predicador Billy Graham, cuyo nieto lo interpreta en la película. 

WILL GRAHAM
Billy Graham, “Unbroken: Path to Redemption”
“Cuatro años después de la Segunda Guerra Mundial, mi abuelo ansiaba que las personas conocieran a Cristo. Habían superado las dificultades de la guerra, buscaban, pero les faltaba algo. Mi abuelo fue quien les dijo que lo que les faltaba era Jesucristo”.

A través del perdón inspirado por Dios, Zamperini fue capaz de ganar otra batalla, probablemente la más importante, la de recuperar la vida que creyó perdida para siempre.