Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Piden al Papa que San Óscar Romero sea declarado Doctor de la Iglesia


Los peregrinos de El Salvador continuaron festejando la canonización de monseñor Romero con una misa de acción de gracias y con este encuentro con el Papa en el Aula Pablo VI. 

El arzobispo de San Salvador, monseñor Escobar, se dirigió a Francisco en nombre de todos para expresarle su agradecimiento.

“Sabemos que Cristo ha actuado mediante su vicario en la Tierra y que ha sido usted, Santo Padre, el instrumento del Señor para que nuestro amado monseñor Romero haya sido tan altamente glorificado”.

Y el agradecimiento salvadoreño, vino además, acompañado por una importante petición.

“Para que San Óscar Arnulfo Romero sea declarado doctor de la Iglesia”.

Fue un encuentro lleno de calor y emoción al que asistieron unos 3.000 salvadoreños. El Papa comenzó con esta broma.

FRANCISCO
“Saludo a mis hermanos en el Episcopado, los obispos de El Salvador, venidos a Roma acompañados de sus sacerdotes y fieles...¡y tanta monja, ¿no?!”

Francisco les explicó que ahora más que nunca San Óscar Romero es un ejemplo y un estímulo, sobre todo, para los sacerdotes y los obispos.

FRANCISCO
“A los sacerdotes, a los obispos les pido: cuiden al santo pueblo fiel de Dios. No lo escandalicen. Cuídenlo”.

El Papa también recordó el sufrimiento por el que atravesó El Salvador y deseó que el nuevo santo sea portador de paz para todo el continente. 

FRANCISCO
“El recuerdo de San Óscar Romero es una oportunidad excepcional para lanzar un mensaje de paz y de reconciliación a todos los pueblos de Latinoamérica”.

El encuentro concluyó con este abrazo de la religiosa que acompañó a Romero durante sus últimos años y con música típica de El Salvador.