Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Niño autista conmueve al Papa: “Me hizo pensar, ¿soy también así de libre delante de Dios?


Uno de los primeros que saludó al Papa antes de la audiencia general fue este niño, con quien Francisco se detuvo unos instantes. 

El Papa también bendijo a muchos niños, y a esta imagen del Niño Jesús para una escena de Navidad. 

En su catequesis, el Papa concluyó su ciclo de discursos sobre los Diez Mandamientos. Pero el protagonismo se lo llevó este niño, que superó todos los controles de seguridad...

“Somos de Argentina...”.

Al Papa le hizo mucha gracia y comprendió perfectamente lo que ocurría. 

“Es argentino, indisciplinado”.

El pequeño se movió libremente, e incluso llamó a su hermana para que le siguiera en su aventura. 

La escena conmovió al Papa. 

FRANCISCO
“Este chico no puede hablar, es mudo, pero sabe comunicar. Sabe expresarse. Y tiene una cosa que me hizo pensar. Es libre. Indisciplinadamente libre... Pero es libre. Y me hizo pensar a mí, ¿Yo soy también libre así delante de Dios? Cuando Jesús dice que tenemos que hacernos como niños, nos dice que tenemos que tener la libertad que tiene un niño delante de su padre. Creo que nos predicó a todos este chico. Y pidamos la gracia de que pueda hablar”.

En su catequesis, Francisco recapituló el espíritu de los Diez Mandamientos que, dijo el Papa, expresa el amor de Dios que libera a las personas. 

FRANCISCO
“Al liberarnos de la esclavitud de los deseos mundanos, podemos así recomponer nuestra relación con las personas y las cosas siendo fieles, generosos y auténticos”.

Fue la primera audiencia general bajo techo, para evitar el frío romano. Por eso, se escucharon mejor los coros que vinieron a saludar al Papa. Una audiencia musical, que empieza a tener sabor de Navidad.