Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa rezará el próximo sábado ante imagen de la Virgen en el centro de Roma


Quizá la única visita fija que el Papa hace fuera del Vaticano todos los años es la del 8 de diciembre a la Plaza de España. 

Ese día los católicos celebran la fiesta de la Inmaculada Concepción. La tradición es que el Papa rece ante la imagen de María que hay en ese lugar del centro de Roma. 

En la plaza les esperan las autoridades de la Ciudad Eterna, decenas de enfermos y miles de romanos y turistas. 

Es una visita breve que incluye una ofrenda floral y una breve oración.

FRANCISCO
“Necesitamos de tus manos inmaculadas para acariciar con ternura, para tocar la carne de Jesús en los hermanos pobres, enfermos, despreciados, para levantar al que se ha caído y sostener al que vacila”.

La columna mide 12 metros y la estatua 4. La inauguró el Papa Pío IX el 8 de septiembre de 1857, tres años después de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Presidió la ceremonia desde un balcón artificial construido para la ocasión. 

Casi 100 años después, en 1953, Pío XII comenzó la tradición de llevar flores a este lugar cada 8 de diciembre. Lo hizo para inaugurar un Año Mariano. 

Desde entonces, todos los años los papas han regresado allí ese mismo día. Una tradición consolidada en la Ciudad Eterna.