Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Abuela mexicana cumple el sueño de visitar el Vaticano con su familia


Los miembros de esta familia mexicana, de Baja California, le regalaron a su abuela un viaje para que cumpliera su sueño de conocer el Vaticano junto con sus hijos y nietos. 

“Esto es por traer a nuestra mamá, que es una señora de 85 años. Siempre ha tenido la ilusión de venir a Vaticano y estar lo más cerca posible del Papa y de Dios”.

Querían compartir un lindo recuerdo en familia, porque hace poco tuvieron que enfrentar la muerte de un familiar. 

“Es muy importante porque acabamos, desafortunadamente, de perder a un hermano. Entonces ella sintió la necesidad de tener mucho más cerca a Dios de su carne”.

Para sus nietos es una ilusión poder estar en Europa, pero sobre todo estar al lado de su abuela, ya que pasan poco tiempo con ella.

“No la veo muy seguido y me hace ilusión estar aquí con ella y con toda mi familia”.

“El motivo es formar recuerdos, porque un recuerdo así no hay otro con el que se pueda comparar. No hay uno tan distinto”.

La familia es devota a San Juan Pablo II, porque fue el Papa que más veces ha visitado México. Incluso en una de sus visitas dijo que él era mexicano. Por eso aprovecharon la oportunidad de visitar su tumba. 

“Muy feliz, tenía muchos deseos de conocer aquí y visitar a Juan Pablo II”.

“Es la primera vez en Vaticano”.

“¿Y qué le parece?”.

“Muy bonito y mucha paz”.

Antes de partir del Vaticano, aprovecharon para bendecir todos los regalos que llevan de vuelta para sus seres queridos y para que también ellos tengan un buen recuerdo.