Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La historia de los pactos que permitieron que exista la Ciudad del Estado Vaticano


Los Pactos Lateranenses cumplen 90 años... ¿Pero por qué son tan importantes? Hace más de cien años, la relación entre la Santa Sede y el Estado Italiano atravesó momentos de gran tensión. En 1870 el ejército italiano llegó a atacar al Estado Pontificio y además, no permitió a la Iglesia formar parte de los tratados de Paz tras la Primera Guerra Mundial. El Papa no se presentaba en los actos publicos y los católicos no participaban en instituciones públicas.

Para poner fin a esta “guerra fría”, el 11 de febrero de 1929, el cardenal Pietro Gasparri, en nombre del Papa Pío XI, y el primer ministro de Italia, Benito Mussolini, en nombre del rey Víctor Manuel firmaron los Pactos Lateranenses.

Así la Santa Sede recuperó tras cuarenta años de tensiones, su propio espacio en Italia y en el resto del mundo y el Papa dejó de ser visto como un “inquilino” del Estado.

MATTEO NACCI
Profesor, Historia del Derecho y Cultura Jurídica
“Representan el fin de un periodo de tensiones. No se puede hablar de una guerra en absoluto sino de un momento de tensiones entre estas dos partes que condujeron a la denominada 'Conciliación'”.

Años más tarde los Pactos de Letrán favorecieron a las víctimas perseguidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y es que la Iglesia los acogió en lugares emblemáticos de Roma como la Basílica de San Juan de Letrán y Castel Gandolfo.

Otro resultados de este tratado fue la fuerte presencia de la Iglesia en Italia, que a día de hoy ayuda a millones de personas a través de organizaciones religiosas como Cáritas. 

MONS. BERNARD ARDURA
Pontificio Comité de Ciencias Historicas
“Estos Pactos Lateranenses han consentido a la Santa Sede tener un rol tanto a nivel internacional como mundial a través de su colaboración las muchas instituciones sopranacionales. Pienso en la ONU, en sus agencias, aquí en Roma tenemos a la FAO por ejemplo, en París tenemos a la UNESCO, tenemos en Ginebra a tantos otros organismos...”.

La autonomía que trajeron los Pactos Lateranenses hizo posible otros grandes eventos como Concilio Vaticano II en 1962. Estos han dado a la Santa Sede la posibilidad de tomar parte en grandes decisiones al servicio del bien común.

MONS. BERNARD ARDURA
Pontificio Comité de Ciencias Historicas
“Los pactos lateranense fueron una ocasión extraordianaria que se ofreció no solo a la Santa Sede sino también a Italia”.

Un resultado tangible y simbólico de esa unión se encuentra a escasos metros del Vaticano. Y es que la gran avenida a escasos metros de la Plaza de San Pedro llamada Vía de la Conciliación, fue construida por Mussolini para demostrar la buena relación del Vaticano con la ciudad de Roma.