Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Religiosa curada milagrosamente en Lourdes cuenta su asombrosa historia en un libro


La historia de Bernadette Moriau es un milagro. Ella es una de las últimas personas que ha sanado después de visitar el santuario de Lourdes. Cuenta su increíble experiencia en este libro “Mi vida es un milagro. La última curación de Lourdes”.

La vida de esta religiosa francesa cambió por completo el 11 de julio de 2008. Después de 42 años de una enfermedad degenerativa y paralizante, sintió que podía caminar de nuevo.

Los últimos 14 años los había sobrellevado tomando morfina a diario, usando un corsé y dependiente de una máquina de electroestimulación.

Su curación fue total, inmediata e inexplicable. Así lo avalan diez años de investigaciones médicas. Por eso, sor Bernadette no tiene más que palabras hermosas para hablar de un lugar como Lourdes.

SOR BERNADETTE MORIAU
“En Lourdes encontramos a la Virgen, encontramos la presencia de María, la fraternidad universal, la acogida a los más frágiles. Es un lugar donde no hay diferencias entre peregrinos que llegan por su propio pie y los enfermos traídos en silla de ruedas. A través del servicio a los enfermos está Jesús y los enfermos aportan mucho a quienes les cuidan. Yo animo a los jóvenes a que vengan a Lourdes a ayudar a los enfermos porque se recibe mucho más de lo que se da”.

Sor Bernadette además de sufrir en su propia carne la enfermedad es también enfermera y acompaña en peregrinación a muchas personas a santuarios como el de Lourdes. Dice que de la enfermedad se puede aprender mucho.

SOR BERNADETTE MORIAU
“De los enfermos aprendemos a hacernos pequeños porque no tenemos la respuesta al sufrimiento del otro. Aprendemos la paciencia, aprendemos a vivir el presente como un regalo aunque dependamos de los otros”. “Yo sigo yendo a Lourdes para rezar por los enfermos, a acompañarlos no con palabras o discursos sino simplemente para estar allí con ellos y para servirlos”.

Para la presentación en Roma estuvo acompañada por el obispo de la diócesis de Beauvais quien habló conmovido de la historia de sor Bernadette.

MONS. JACQUES BENOIT-GONNIN
Obispo de Beauvais, Francia
“Es algo que no se puede explicar a nivel científico y al mismo tiempo significa la intervención de Alguien, al menos para nosotros los creyentes”.

El libro incluye además un apartado con textos de la comisión médica y declaraciones que certifican la rápida y milagrosa curación de sor Bernadette, la número 70 reconocida por el santuario francés.