Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa: La liturgia es un tesoro que no se puede reducir a gustos o corrientes personales


Francisco mantuvo un encuentro con la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

El cardenal Robert Sarah, prefecto de esta Congregación, fue el encargado de pronunciar el saludo dirigido al Papa.

“Le agradecemos de corazón el tiempo que nos dedica y le estamos agradecidos por todo lo que nos quiera decir. Estamos aquí para escuchar su palabra, Santo Padre. Gracias”.

El Papa explicó que la necesidad de renovar la liturgia no significa que se descuide su riqueza milenaria. Por eso aseguró que es necesario encontrar una armonía lejos de cualquier polarización ideológica.

FRANCISCO
“Cuando se recuerdan con nostalgia las tendencias pasadas o se quieren imponer las nuevas, se corre el riesgo de anteponer la parte al todo; el “yo” al pueblo de Dios; el abstracto al concreto; la ideología a la comunión y a las raíces; y lo mundano a lo espiritual”.

Francisco también advirtió de que cualquier modificación en la liturgia no puede hacerse por gustos personales o determinadas corrientes.

FRANCISCO
“El punto de partida es reconocer la realidad de la sagrada liturgia, tesoro viviente que no puede ser reducido a gustos, recetas o corrientes, sino que se debe acoger con docilidad y promover con amor como alimento insustituible para el crecimiento orgánico del pueblo de Dios. La liturgia no es el “hazlo tú mismo”, sino la Epifanía de la comunión eclesial”.

Por último, el Papa recordó que la liturgia es vida y no ideas que aprender. Y pidió a la Congregación que continúe con su misión de ayudar a las personas a comprender mejor el misterio del Señor y la oración de la Iglesia.