Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El presidente de Rep. Centroafricana da las gracias al Papa por nuevo hospital pediátrico


Francisco mantuvo este encuentro con Faustin Archange Touadéra, presidente de la República Centroafricana desde el año 2016.

El mandatario departió durante unos minutos en privado con el Papa después de haberse encontrado con el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, y monseñor Paul Richard Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados.

Durante esta visita agradeció al Papa la iniciativa del Vaticano de abrir en Bangui un hospital pediátrico, inaugurado el pasado 2 de marzo.

Como no podía ser de otra forma también se habló de la necesidad de paz en República Centroafricana que padece desde 2013 una cruenta guerra en la que intervienen milicianos de distintas partes de África. Después de las conversaciones en Sudán, hace un mes en esta ceremonia en Bangui se completó la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y los grupos armados que luchan en el país y que controlan el 80 por ciento de su territorio.

Antes de concluir su encuentro, el Papa entregó al presidente los documentos principales de su pontificado y también el documento que suscribió en Abu Dhabi con el imán de Al Azhar sobre la fraternidad humana.

La República Centroafricana es especial para el Papa Francisco quien visitó este país en el año 2015, a pesar de que varios países le pidieron que no fuera a este lugar asolado por la guerra, pues pondría en peligro su propia seguridad.