Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a los camilianos: Los carismas no afirman a uno mismo, sino que son para los demás


El Papa Francisco recibió calurosamente a religiosos y religiosas de la Familia Carismática de San Camilo en su 400 aniversario.

La primera de las congregaciones fue fundada por San Camilo de Lellis y desde entonces, atienden a pobres que necesitan ayuda física y espiritual.

FRANCISCO

“La Iglesia lo ha reconocido como un autentico carisma del Espíritu. Vosotros lo vivís de manera ejemplar, dándole vida según el doble binario de asistir directamente a los enfermos, especialmente a los más pobres, en sus necesidades físicas y espirituales, y en enseñar a los demás el mejor modo de servirles, a beneficio de la Iglesia y de la humanidad”.

El Papa explicó que todos los carismas provienen del Espíritu Santo. Son regalos que no deberían ser usados para uno mismo, sino para el servicio a los demás.

FRANCISCO

“Si un carisma, se usa para afirmarse a uno mismo hay que dudar sobre si se trata de un auténtico carisma o si se está viviendo fielmente. Los carismas son gracias particulares que se dan a algunas personas para hacer el bien a los demás”.

Le hicieron dos regalos al Papa. El primero, una estatua de San Camilo, en el que protege a niños y enfermos. El segundo, un libro titulado “Un mensaje de la misericordia”.

La familia carismática de los camilianos sigue creciendo, con dos congregaciones de mujeres que comenzaron en el siglo XIX y otros institutos civiles del siglo XX. El Papa dijo que estas mujeres han enriquecido su trabajo con los pobres dotando a la institución con más ternura.