Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en la audiencia: El Padrenuestro muestra el corazón de Dios y su amor por sus hijos


El Papa Francisco entró en la plaza de San Pedro saludando a los peregrinos presentes, sobre todo a los más pequeños.

Continuó su ciclo de catequesis sobre el Padrenuestro. En esta ocasión se centró en la parte “Hágase tu voluntad”. Dijo que debe leerse en continuidad a las dos frases precedentes; “santificado sea tu nombre” y “venga a nosotros tu Reino”.

Francisco explicó detrás de “Hágase tu voluntad” hay una reflexión clara: que Dios no esconde sus planes para el futuro.

FRANCISCO
“Esta, sin ninguna duda, es la voluntad de Dios: la salvación del hombre, de los hombres, de cada uno de nosotros. Dios, con su amor llama a la puerta con su amor. ¿Por qué? Para llamar nuestra atención, para atraernos a Él y llevarnos por el camino de la salvación”.

Insistió en que el Padrenuestro debería infundir en cada cristiano la misma decisión que Jesús tuvo para cumplir la voluntad de Dios. Este ímpetu de amor debería ser capaz de transformar el mundo.

FRANCISCO
“Rezar “hágase tu voluntad” no es una invitación a inclinar servilmente la cabeza. No. Dios nos quiere libres. Es su amor el que nos libera. El “Padrenuestro”, de hecho, es la oración de los hijos, no de los esclavos. De los hijos que conocen el corazón de su padre y están seguros de su plan de amor”.

Dijo que esto debería dar esperanza a los cristianos. Al terminar la catequesis pidió a todos rezar el Padrenuestro en su propio idioma.

Después expresó su cercanía con los países donde se han sufrido las consecuencias de recientes catástrofes naturales. Un ciclón y una inundación causaron al menos 200 muertos y millones de afectados.

FRANCISCO
“En estos días, grandes inundaciones han sembrado luto y devastación en varias regiones de Mozambique, Zimbabue y Malawi. Expreso mi dolor y cercanía a esas queridas poblaciones”.

El Papa encomendó a todas las víctimas y a sus familias a la misericordia de Dios, pidiéndole consuelo y apoyo durante este difícil momento.