Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa envía mensaje a París: La reconstrucción hará que Notre Dame vuelva a ser un arca preciosa


El Papa ha enviado este mensaje al arzobispo de París y una bendición para la ciudad y para Francia. Francisco desea que Notre Dame “vuelva a ser, gracias al trabajo de reconstrucción y a la movilización de todos, esa preciosa arca que custodia el tesoro en el centro de la ciudad, signo de la fe de quienes la construyeron, Iglesia madre de su diócesis, patrimonio arquitectónico y espiritual de París, de Francia y de la humanidad”. 

También el portavoz del Vaticano ha enviado su solidaridad. 

ALESANDRO GISSOTI
Portavoz del Vaticano
“Tristeza y solidaridad de la Santa Sede por lo que ha ocurrido en París”.

Alessandro Gissoti ha insistido en que la catedral de París no es patrimonio sólo de los católicos. 

ALESANDRO GISSOTI
Portavoz del Vaticano
“Notre Dame seguirá siendo un lugar en el que todos, lo hemos visto en estas horas dramáticas, creyentes y no creyentes, puedan encontrarse en los momentos más importantes de la historia de Francia”.

También el cardenal Gianfranco Ravasi, encargado de las relaciones con la Cultura, ha enviado un mensaje de esperanza. 

CARD. GIANFRANCO RAVASI
Presidente, Pontificio Consejo para la Cultura
“Me ha impresionado ver a muchos parisinos y turistas que lloraban ante lo que ocurría. Esto manifiesta que la catedral, las grandes catedrales, las grandes basílicas, no son un montón de piedras sino cuerpos vivientes”.

También en el Vaticano se ha recordado la última visita de un Papa a Notre Dame. Benedicto XVI estuvo allí 11 años, en septiembre de 2008, y mantuvo un encuentro con religiosas, sacerdotes y diáconos.