Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Regina Coeli: Gracias a las madres porque protegen el valor de la familia


Este domingo el Papa Francisco en el Regina Coeli recordó que Jesús siempre sale en busca de las personas, consciente de sus esperanzas, deseos, fracasos y decepciones.

FRANCISCO
“Nos protege y nos conduce con amor, nos ayuda a atravesar los senderos difíciles y los caminos peligrosos que se presentan en el recorrido de la vida”.

Además, como en muchos países se celebraba el Día de la Madre, pidió a los peregrinos que regalaran un aplauso a las madres.

FRANCISCO
“Me gustaría enviar un cálido saludo a todas las madres, agradeciéndoles - ¡un aplauso para las madres, para todas! - su precioso trabajo en la educación de los hijos y la protección del valor de la familia. También recordamos a las madres que nos miran desde el Cielo y siguen velando por nosotros con la oración”.

El Papa recordó que el 13 de mayo se celebra la fiesta de la Virgen de Fátima. Invitó a pedir ayuda a la Virgen, para vivir la vida con “alegría y generosidad”.

Explicó que ese domingo, el IV de Pascua se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones en la que precisamente ordenó sacerdotes a 19 diáconos. Recordó que el tema de este año es “La valentía de arriesgar por la promesa de Dios”.

FRANCISCO
“La valentía de arriesgar por la promesa de Dios: seguir a Jesús es siempre un riesgo, se necesita valor”. “Esta mañana, en la basílica de San Pedro, he tenido la alegría de ordenar a diecinueve nuevos sacerdotes. Al saludar con cariño a estos nuevos sacerdotes, a sus familias y amigos, os invito a recordar a cuántos sigue llamando el Señor por su nombre, como hizo con los apóstoles a la orilla del lago de Galilea, para que se conviertan en “pescadores de hombres””.

Por eso, Francisco invitó a estos dos sacerdotes recién ordenados a saludar y bendecir a los peregrinos con él desde su ventana.