Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en misa con Cáritas Internationalis: Jesús no quiere que la Iglesia sea una organización perfecta


El Papa presidió esta misa en la Basílica de San Pedro, una ceremoina que da comienzo a los trabajos de la Asamblea Plenaria de Cáritas Internationalis. 

Representantes de 164 Cáritas de todo el mundo se reúnen en Roma bajo el lema “Una sola familia humana, una sola casa común”.

En su homilía, Francisco pidió evitar la tentación del eficientismo, de pensar que la Iglesia va bien si todo está bajo control.

FRANCISCO
“Jesús no quiere que la Iglesia sea una maqueta perfecta que se complace en su propia organización y es capaz de defender su buen nombre. Pobres aquellas Iglesias locales que se afanan tanto en la organización, en los planes para tener todo claro, todo distribuido. Me hace sufrir. Jesús no ha vivido así, sino en camino, sin temer las sacudidas de la vida”.

Para evitar este tipo de actitudes y vivir en la caridad, Francisco ofreció una triple receta: escuchar con humildad, trabajar juntos y vivir en espíritu de renuncia.

FRANCISCO
“La verdadera fe purifica de los apegos. Para seguir al Señor hace falta caminar deprisa y para caminar deprisa hace falta aligerarse, incluso si cuesta. Como Iglesia no estamos llamados a compromisos empresariales sino a acciones evangélicas. Y en el purificarse, en el reformarse, hemos de evitar el “gatopardismo”, es decir, fingir cambiar algo para que, en realidad, no cambie nada”.

El Papa explicó que cuando crece el interés por los demás, disminuye el interés por uno mismo, un camino que conduce a la humildad. Invitó además a servir a los más necesitados por encima de cualquier otro interés o proyecto.

FRANCISCO
“La humildad nace cuando, en lugar de hablar, se escucha; cuando uno deja de estar en el centro”.

“Si no les miramos directamente, terminaremos por mirarnos siempre a nosotros mismos y por hacer de ellos un instrumento de nuestra afirmación. Así usamos a los demás”.

Por último, Francisco insistió en que ejercer la caridad crea comunión, por eso aseguró que no se puede hacer el bien sin amar al prójimo.