Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Reconstruyen el rostro de 3 mártires asesinados hace 400 años


Estos son los rostros de los “Tres mártires de Kosice”. Estos misioneros católicos fueron brutalmente asesinados durante un levantamiento protestante en el Reino de Hungría, en 1619. Los canonizó Juan Pablo II en 1995.

La archidiócesis de Košice y el arqueólogo checo Jiři Šindelař, encargaron al diseñador gráfico Cicero Moraes la reconstrucción facial de estos mártires, para conmemorar los 400 años del martirio.

Cicero Moraes es un diseñador 3D de Brasil que saltó a la fama por la reconstrucción facial del rostro de San Antonio de Padua.

CICERO MORAES
Experto en reconstrucción facial
“El arqueólogo Jiři Šindelař y su equipo produjeron una serie de fotografías de los cráneos de estos mártires. Estas fotografías se enviaron a una computadora que las convirtió en objetos 3D, correspondientes al volumen del cráneo. Con este cráneo 3D comencé a procesar la reconstrucción facial”.

El diseñador gràfico usó alfileres como marcadores y modeló los músculos principales alrededor de las caras de los mártires para a descubrir sus principales rasgos faciales.

Esta técnica es útil en investigaciones criminales para el reconocimiento de víctimas. El artista cree que para los católicos puede ser útil saber cómo eran realmente los santos.

CICERO MORAES
Experto en reconstrucción facial
“La humanización de las reliquias puede ser beneficiosa. Sin embargo, como sabemos, el rostro de los santos es solo un pequeño detalle. Lo que realmente importa es el mensaje que nos dejaron”.

Científicamente hablando estos rostros son el 90 por ciento de la realidad. La característica facial que es difícil de obtener es el color del cabello y de los ojos, ya que requiere un análisis especial de ADN.

Este artista ha reconstruido ya los rostros de 14 santos católicos y dos beatos, dando una imagen real al nombre de cada santo.