Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Misa del Corpus: A menudo, por desgracia, quien grita más es más fuerte


Francisco celebró el Corpus Christi en un barrio popular de Roma. Se trata de una zona poco turística donde se siente más la escasez de medios públicos y una menor calidad de vida.

Sin embargo, Francisco les pidió que no se dejen llevar por la rabia que genera la injusticia o el no tener. Es más: les aconsejó que sigan el ejemplo de los discípulos de Cristo quienes compartieron con el hambriento lo poco que tenían.

FRANCISCO
“En nuestra ciudad hambrienta de amor y cuidados, que sufre por la degradación y el abandono, ante tantos ancianos solos, familias en dificultad, jóvenes que luchan por ganarse el pan y alimentar sueños, el Señor te dice: 'Dales tú mismo de comer'”.

El Papa no solo pidió generosidad. Fue más lejos y pidió un cambio de estilo: agradecer en lugar de maldecir. Fijarse más en lo positivo que en lo negativo. Seguir el ejemplo de Jesús.

FRANCISCO
“Es triste ver, en cambio, con cuánta facilidad hoy se hace el contrario. Se maldice, se desprecia, se insulta. Ofuscados por un exceso de agitación no hay contención y se desahoga la rabia sobre todo y todos. A menudo, por desgracia, quien grita más es más fuerte, quien está más enfadado parece tener razón y recoger consenso. No dejémonos contagiar por la arrogancia”.

Casal Bertone fue un barrio que sufrió los bombardeos de la II Guerra Mundial aunque eso no le impidió acoger a muchos romanos que decidieron instalarse allí tras la contienda.

La procesión del Corpus Christi atravesó sus calles, presidida por el cardenal vicario de Roma, Angelo De Donatis. Francisco, como suele hacer en estas ocasiones impartió la bendición final antes de regresar al Vaticano.