Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa concede a capellanes de puertos licencia para absolver de pecados reservados


El Papa se ha reunido con sacerdotes y laicos que se ocupan de la atención espiritual de personas que pasan largas temporadas en alta mar, como marinos y pescadores. Les ha acompañado el cardenal Peter Turkson.

CARD. PETER TURKSON
Santo Padre, esta acogida es motivo de gran alegría y un honor para nosotros.

Son de la asociación “Stella Maris”, o “Apostolado del Mar”. El Papa les ha dado las gracias por su trabajo y ha mostrado que conoce las dificultades de estas personas. 

FRANCISCO
La vida como marino o pescador está marcada no sólo por el aislamiento y la distancia. A veces también está herida por experiencias vergonzosas de abuso e injusticia; por las trampas de los traficantes de personas; por el chantaje del trabajo forzado. Otras veces no reciben su salario o son abandonados en puertos lejanos.

Para que puedan ayudarles mejor, les ha pedido que los visiten a menudo en los barcos, y que les dediquen tiempo en los puertos. 

Además, ha concedido a todos los capellanes de los puertos, la capacidad de dar la absolución a pecados reservados a la Santa Sede, como la profanación de la Eucaristía o la violación del secreto de confesión. 

FRANCISCO
Vuestras visitas diarias a los barcos os permiten conocer a la gente del mar en su realidad concreta, a veces serena, a veces inquieta, a veces angustiosa. Entonces, con compasión y discreción, dadles la oportunidad de abrir sus corazones, y esto es lo primero, muy valioso, especialmente para personas que tienen muy pocas oportunidades de hacerlo.

La organización “Apostolado del Mar” nació hace casi 100 años en Escocia, y a ella pertenecen tanto laicos como sacerdotes.