Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa Francisco asiste a las exequias del Cardenal Sardi


Delante del altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro, fue despedido el Cardenal Paolo Sardi, uno de los coordinadores de la redacción de muchos discursos de Juan Pablo II.

Fue uno de los cardenales que más años trabajó en la Secretaría de Estado del Vaticano, desde 1976. De hecho, el encargado de celebrar la misa de exequias fue un secretario emérito, el cardenal Tarcisio Bertone.

CARD. TARCISIO BERTONE
La rependina muerte del Cardenal Paolo Sardi nos mueve intima y profundamente, es un motivo para meditar, para hacer un examen de conciencia sobre el sentido de nuestra vida, sobre la grandeza y fragilidad de nuestra vida.

En 1996, el Cardenal Sardi se convirtió en nuncio apostólico con funciones especiales. Juan Pablo II le pidió expresamente que permaneciera a su lado. 

De 2004 a 2011 fue vice camarlengo de la Santa Iglesia Romana. 

En 2010, fue creado Cardenal por Benedicto XVI y participó en Cónclave que eligió a Francisco, quien a pesar de estar de vacaciones, luego de la Misa, bendijo con agua bendita e incienso los restos mortales del prelado. 

Con la muerte del Cardenal Paolo Sardi, el Colegio Cardenalicio queda compuesto por 219 integrantes, 110 son electores y 109 no electores en un eventual Cónclave.