Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Desarrollo Armamentístico, una industria en crecimiento que amenaza la humanidad


Cada día, millones de personas viven la amenaza del crecimiento mundial de la industria armamentística, en un momento en el que las peticiones públicas por la paz también están en aumento.

FRANCISCO
“Muchas veces pienso en la ira de Dios que se desatará contra los responsables de esos países que hablan de paz y venden las armas para hacer estas guerras. Esta hipocresía es un pecado”.

Amnistia Internacional calcula que 650 millones de armas circulan por el mundo y cada año se fabrican 8 millones más y 16.000 millones de balas. La organización denuncia que alrededor del 60% de las violaciones de derechos humanos se cometen con armas.

MONS. SILVANO TOMASI
Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral
El año pasado por ejemplo cerca de 95 mil millones de dólares fueron gastados en armas. Las armas convencionales o armas nucleares son la fuente de enormes ganancias para algunos y al mismo tiempo son una inversion que quita garantías al bienestar general de la familia humana.

Una industria en crecimiento, cuyo comercio es liderado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Alemania, es decir: por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que controlan tres cuartas partes del comercio armamentístico mundial.

Entre los mayores compradores se encuentran Emiratos Árabes Unidos, India, China, Australia y Corea del Sur.

Monseñor Silvano Tomasi es miembro del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral. A lo largo de su trayectoría profesional ha seguido de cerca el desarrollo armamentístico, y asegura que hace falta un compromiso sincero entre las potencias.

MONS. SILVANO TOMASI
Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral
Las relaciones internacionales en vez de estar basadas en equilibrios de fuerza, en tecnología, en distribución, deben estar basadas, aunque pueda parecer un poco de idealismo, en la confianza recíproca, en el intercambio de informacion y trabajar con un diálogo permanente que pueda constuir un futuro sin violencia pero de una forma fuerte y segura.

Según el Organismo Internacional de Energia Atómica, la producción anual de uranio enriquecido se encuentra entre 55.000 y 65.000 toneladas de uranio metálico, similar a la demanda de combustible, un aumento considerable en los últimos años.

Este drama amenaza a la comunidad internacional, en especial a países involucrados en conflictos geopolíticos, por los intereses económicos de empresas contratistas de mercenarios, aún no condenadas con una voz fuerte en la comunidad internacional.

A esto se le suma el drama de fondo que causa a la población mundial: miseria, hambre y serías reprecusiones en las garantías de los Derechos Humanos fundamentales.

Monseñor Tomasi asegura que la solución pasa por sincerar a todos los actores involucrados. Es muy complejo pero necesario.

MONS. SILVANO TOMASI
Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral
Poner transparencia en las relaciones entre países, incluso en debates internacionales en la búsqueda de la paz. Debemos tratar de dejar claro dónde está la verdadera raíz del problema.

Una raíz que como el mismo Francisco ha dicho: pasa por la sensibilidad del corazón del hombre.