Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Vaticano nombra un nuevo portavoz


El Papa tiene un nuevo portavoz. Se trata de Matteo Bruni. Comenzará oficialmente el próximo lunes 22 de julio. 

Es un italo-británico de 42 años, que habla 4 idiomas. 

Aunque no tiene experiencia directamente periodística, desde 2009 trabaja en la Oficina de prensa del Vaticano. Se ha ocupado de coordinar la acreditación de nuevos periodistas y también la logística de la prensa durante los viajes internacionales del Papa. 

Matteo Bruni sustituye a Alessandro Gisotti, que asumió el cargo provisionalmente tras la renuncia del anterior portavoz Greg Burke y de su número dos, la española Paloma García Ovejero.

A Alessandro Gisotti le habían ofrecido continuar, pero ha declinado la propuesta para dedicar más tiempo a su familia. En un encuentro de despedida con la prensa reveló qué cosas le impactaron más de su trabajo y del Papa. 

ALESSANDRO GISOTTI
Exportavoz del Vaticano
“Lo que siempre me ha impresionado del Papa es que al terminar una audiencia, quizás importante como la del presidente Putin, al hablar del trabajo, siempre, me preguntaba cómo estaba mi familia. Nunca dejó de preguntarme por mis hijos, de cómo iban las cosas, de las dificultades de un trabajo así complicado... Y esto es algo que me ayudó a seguir adelante en estos meses difíciles”.

Oficialmente, el cargo de Matteo Bruni es “Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede”. Su función equivale a la del portavoz del Papa y del Vaticano, aunque depende del papel concreto que le confíen Francisco y el prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini.

Su primera misión será encontrar a su número dos. El Vaticano ha lanzado la propuesta a varias mujeres, pero no se ha concretado el nombramiento.