Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en la audiencia general: La conversión es auténtica cuando toca el bolsillo


Francisco continuó con su ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles. Habló en esta ocasión de la experiencia de las primeras comunidades cristianas que compartían no solo las celebraciones sino también los bienes materiales. Por eso, el Papa animó a todos a ser generosos, la señal de que la conversión ha tocado el corazón.

FRANCISCO
“La señal de que tu corazón se ha convertido es cuando la conversión llega al bolsillo, es decir, allí es donde se ve si uno es generoso con los demás, si uno ayuda a los más débiles, a los más pobres... cuando toca el propio interés. Cuando la conversión llega allí seguro que es una auténtica conversión”.

Mientras continuaba con su catequesis, Francisco sufrió una pequeña interrupción. Esta niña, probablemente con algún tipo de discapacidad, fue a su encuentro.

“Déjala tranquila, Dios habla a través de los niños. Deja, deja...”

El vínculo entre estos primeros cristianos era tan fuerte que también se expresaba en el compartir los bienes materiales de forma que ni siquiera había pobres entre ellos. Por eso, el Papa aseguró que ser cristiano significa ser corresponsables los unos de los otros.

Francisco invitó a seguir este ejemplo de estas primeras comunidades y advirtió además de las consecuencias de hacer lo opuesto.

FRANCISCO
“Una vida volcada solo en obtener beneficio y ventaja de las situaciones a costa de los demás provoca inevitablmente la muerte interior. Cuántas personas se dicen cercanas a la Iglesia, amigas de los sacerdotes, de los obispos y en realidad buscan solo su propio interés ¡Estas son las hipocresías que destruyen la Iglesia!”

Antes de terminar la audiencia, el Papa quiso referirse otra vez a la niña que lo había interrumpido. Pidió a todos que cada vez que vean a una persona enferma, recen por ella y por su familia. Confesó también que al ver a esta pequeña durante la audiencia, inmediatamente rezó para que Dios la cure y la proteja.