Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco canoniza al cardenal Newman y a Irma Dulce: “La fe crece cuando se arriesga”


Estos son los nuevos cinco santos canonizados por Francisco en San Pedro.

Un teólogo, 3 religiosas y una sencilla costurera. Todos ellos vivieron entre los siglos XIX y XX.

Francisco destacó cómo a pesar de ser personas de países y estilos de vida distintos, los cinco tenían algo en común: una fe decidida.

FRANCISCO
La fe exige caminar, un salir hacia afuera, hace milagros si salimos de nuestras certezas cómodas, si dejamos nuestros puertos seguros, nuestros nidos confortables. La fe aumenta con el darse y crece cuando se arriesga. Sí: crece cuando se arriesga.

De entre los cinco nuevos santos hay dos nombres que destacan. 

El primero es el inglés John Henry Newman. Se convirtió en la madurez al catolicismo pero se fue un teólogo fundamental en el mundo anglicano del siglo XIX.

La Hermana Dulce, de Brasil, llegó a ser candidata al Nobel de la Paz en 1988 por su dedicación a los más necesitados. 

Las otras dos eran María Teresa Chiramel, de la India y Giuseppina Vannini, que también se dedicaron al servicio de los más pobres.

La única no religiosa de los nuevos santos fue Marguerite Bays, una costurera que dedicó su vida al apostolado y la catequesis.

El Papa dijo que en fechas como esta era necesario, como Iglesia, agradecer a Dios el testimonio de estos santos.

FRANCISCO
Hoy damos las gracias al Señor por los nuevos santos, que han caminado en la fe y que ahora invocamos como intercesores.

Al terminar la ceremonia Francisco subió al papamóvil para saludar a los 50.000 peregrinos presentes. Entre ellos había indígenas que estaban participando en el Sínodo sobre la Amazonía.

Javier Romero