Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa almuerza con 1500 personas necesitadas en el Aula Pablo VI


Después de la misa por la III Jornada Mundial de los Pobres, Francisco se sentó a la mesa con ellos.

Un año más, con motivo de este día que él quiso instaurar en el calendario de celebraciones de la Iglesia, el Papa compartió mesa y mantel con personas sin hogar y marginadas y con migrantes.

Saludó así de cariñosamente a sus invitados de honor. Después, bendijo la mesa.

“Buenos días a todos. Os doy la bienvenida, gracias por estar aquí. Que el Señor os bendiga a todos. Que Dios nos bendiga a todos en esta reunión de amigos, en este almuerzo, y a vuestras familias. Que el Señor bendiga a todos. Gracias. Que aproveche”.

Francisco ofreció a los comensales un menú compuesto por lasaña, pollo con salsa de champiñones, fruta y café. Un sencillo almuerzo, un gesto pequeño que no cambia al mundo pero que quizá sí puede cambiar el mundo de una persona abandonada en las periferias de la sociedad.

Ángeles Conde.