Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa y el Secretario General de la ONU condenan la persecución religiosa


El Secretario General de la ONU y el Papa emitieron este mensaje conjunto al final de su encuentro en el Vaticano. Se trata de una declaración que pone el acento en las situaciones que causan más sufrimiento en el mundo.

FRANCISCO
“No podemos permanecer indiferentes ante la dignidad humana pisoteada y explotada, a los ataques contra la vida humana, sea la que todavía no ha nacido sea la de que cualquier persona necesitada de cuidados. No podemos, ni debemos mirar a otro lado cuando en muchas partes del mundo los creyentes de distintas confesiones religiosas son perseguidos”.

El mensaje condena precisamente el uso de la religión para incitar al odio y la violencia o para marginar a una determinada comunidad.

ANTONIO GUTERRES
“Nuestro encuentro es especialmente significativo en esta Navidad. Es un tiempo de paz y buena voluntad y me entristece ver cómo las comunidades cristianas, incluidas algunas de las más antiguas, no pueden celebrar la Navidad a salvo”.

Ambos líderes también llaman la atención sobre la situación de las víctimas de la violencia, la miseria o el cambio climático. Lamentan la carrera armamentística y las numerosas guerras abiertas que provocan la muerte a millones de inocentes en el mundo.

Por eso, proponen la diplomacia, el diálogo y el entendimiento para alcanzar la paz y además dan las gracias a quienes están comprometidos en la construcción de una sociedad más justa y humana