Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El pesebre del Vaticano ha sido construido con los árboles caídos de una tragedia climática


El pesebre del Vaticano de este año recrea el ambiente de un típico pueblo alpino italiano. Viene de una localidad de tan solo 1.400 habitantes llamada Scurelle.

Es un homenaje a la tradición que se remonta a inicios del siglo XX. El establo y la casa son las típicas construcciones de la zona hace un siglo y las figuras reflejan a sus personajes populares. Por ejemplo el “cromaro”, un campesino que en los meses de invierno viajaba por Europa como vendedor ambulante. El frío en los Alpes es duro y el campo no rinde. Por eso se veía obligado a salir del pueblo para conseguir dinero con el que alimentar a su familia. 

Los niños también en este pesebre tienen un papel protagonista.

LORENZA ROPELATO
Ayuntamiento de Scurelle (Italia)

“Los niños de aquella época ayudaban a la economía familiar. Daban una mano a quien, por ejemplo estaba en el bosque. Por ejemplo el chico que está en el pesebre lleva una linterna. Ilumina el camino para que el padre que trae leña a casa pueda ver”.

Gran parte de los vestidos de las 23 figuras han sido cedidos por los propios habitantes del pueblo. Algunas prendas pertenecían a sus antepasados. Hacer el pesebre de San Pedro ha servido para reforzar la unidad en el pueblo.

LORENZA ROPELATO
Ayuntamiento de Scurelle (Italia)

“Ha sido una ocasión para restablecer los lazos entre nosotros El hecho de poner a disposición cosas personales para el pesebre nos ha hecho volver a descubrir la solidaridad entre nosotros”.

El pesebre del Vaticano de este año tiene una última particularidad: en parte ha sido construido con madera proveniente de una tragedia climática: el temporal Vaia que azotó el noreste de Italia en 2018. Las ráfagas de viento arrasaron con 20.000 hectáreas de bosque además de causar una infinitud de daños materiales y 8 víctimas mortales. 

No solo es un mensaje a favor del cuidado del medio ambiente sino un mensaje de optimismo. Porque de la madera de los árboles caídos se ha construido el escenario que contiene el mensaje de la Navidad, un mensaje de esperanza.