Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Febrero de 2019: Francisco reúne a obispos para acabar con los abusos


En febrero el Papa viajó a Abu Dabi y se convirtió en el primer Pontífice que visitó la Península Arábiga. 

El recibimiento en el palacio real fue uno de los más espectaculares que se recuerdan. 

Durante este viaje, el Papa firmó junto al Gran Imán Al-Tayeb una importante declaración a favor de la Fraternidad Universal, contra el uso del nombre de Dios para justificar la violencia.

FRANCISCO
“En el nombre del Dios Creador, por tanto, es necesario condenar sin titubeos cualquier forma de violencia, porque es una grave profanación del nombre de Dios”.

El documento enumera algunos derechos fundamentales que los dos líderes promoverán. Además se comprometieron a proteger y defender los derechos de mujeres, ancianos, niños y de las minorías.

El Papa también celebró una Misa para católicos de la región. No pudo asistir el millón de católicos que viven allí, la gran parte trabajadores extranjeros, pues sólo había sitio para 100 mil. 

FRANCISCO
“Ciertamente, para vosotros no es fácil vivir lejos de casa y sentir, además de la ausencia de las personas queridas, la incertidumbre por el futuro. Pero el Señor es fiel y no abandona a los suyos”.

En febrero el Papa se reunió con los presidentes de todas las conferencias episcopales para afrontar la espinosa cuestión de los abusos sexuales.

Coincidiendo con el encuentro, varios grupos de víctimas llevaron sus peticiones al Vaticano. 

TIM LAW
Presidente de Ending Clergy Abuse

“Nos interesa la 'Tolerancia cero' respecto a los sacerdotes que abusan. La 'Tolerancia cero' ante el encubrimiento de obispos y autoridades. Francisco ha hablado de eso estos seis años, pero debe convertirlo en ley para toda la Iglesia”.

La cumbre duró tres días e intervinieron cardenales, pero también mujeres: una empleada del Vaticano, una religiosa y una periodista. Se abordaron tres cuestiones: la responsabilidad de los obispos, rendir cuentas y transparencia.

FRANCISCO
“El santo pueblo de Dios nos mira y se espera de nosotros no simples y descontadas condenas, sino medidas concretas y eficaces. Tenemos que ser concretos”.

El Papa clausuró el encuentro lanzando una estrategia en 8 puntos. Pidió dar prioridad a las víctimas; que ningún abuso sea encubierto; y que se seleccionen bien a los seminaristas.

FRANCISCO
“Son normas, no orientaciones. Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo”.

En febrero hubo dos graves noticias relacionadas con cardenales. 

El cardenal George Pell entró en la cárcel después de que un tribunal australiano lo condenara por abuso de menores. Él ha mantenido su inocencia desde que el caso salió a la luz. 

CARD. GEORGE PELL
29 de junio de 2017

“Soy inocente de estos cargos”.

También a mediados de febrero, el Papa expulsó del sacerdocio al excardenal Theodore McCarrick. Había sido arzobispo de Washington. Lo considera culpable de abusos a menores y adultos, con el agravante de abuso de poder.

Es la primera vez que se expulsa del sacerdocio a alguien por abuso de personas adultas.

Por otro lado, durante febrero Francisco nombró un nuevo cardenal camarlengo. Se trata de Kevin Farrell. Se convertiría provisionalmente en Jefe de Estado Vaticano en caso de renuncia o fallecimiento del Papa. Durante esos días, hasta que sea elegido un nuevo Papa, se encargará de administrar los bienes temporales de la Santa Sede.