Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en el Ángelus: Un buen discípulo no se pavonea de sus buenas acciones


Después de bautizar a 32 bebés en la Capilla Sixtina, el Papa rezó el Ángelus con peregrinos en la Plaza de San Pedro. 

Como era la fiesta del Bautismo del Señor, reflexionó sobre el misterio del plan de Dios. Dijo que Jesús eligió ser bautizado aunque no necesitaba ser purificado. 

FRANCISCO
El Mesías pide ser bautizado para que se cumpla toda justicia, para que se realice el designio del Padre, que pasa por la vía de la obediencia filial y de la solidaridad con la humanidad frágil y pecadora. Es el camino de la humildad y de la plena cercanía de Dios a sus hijos”.

También el Papa explicó que los cristianos están llamados a vivir con sencillez, sin presumir sus buenas obras. 

FRANCISCO
¡Cuántos, es triste decirlo, cuántos discípulos del Señor se pavonean de ser discípulos del Señor! No es buen discípulo quien presume. El buen discípulo es humilde, manso y hace el bien sin alardear.

El Papa también pidió a los peregrinos que pregunten a sus familiares por la fecha del propio bautismo.

FRANCISCO
Os doy una tarea para cuando vayan a casa. Cuando regreséis, preguntad: ¿Cuándo me bauticé? Y celebrad en el corazón la fecha del bautismo cada año. Es también un deber de justicia con el Señor, que ha sido tan bueno con nosotros.

Después del Ángelus, el Papa envió un saludo a jóvenes del Movimiento de los Focolares, que viajaron hasta Roma desde Colombia, Brasil, Paraguay y Corea.

Claudia Torres
Traducido por Carlos Kestler