Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El presidente de República Democrática del Congo invita al Papa a visitar el país


“Querido Santo Padre”

“Es un placer”

“Gracias”

Con esta cordialidad comenzó el encuentro entre el Papa y el presidente de la República Democrática del Congo, Félix Tshisekedi. El mandatario conoció a Francisco en octubre, tras el consistorio en el que el Papa creó cardenal al arzobispo de Kinshasa, monseñor Fridolin Ambongo.

El presidente y el Papa departieron unos minutos en privado en los que no no faltó el buen humor. Pero ya hablando de asuntos más serios trataron cuestiones como los sucesivos brotes de ébola que afectan al país o el restablecimiento de la paz social tras el convulso proceso electoral que la República Democrática del Congo ha vivido en los últimos años.

En el intercambio de regalos, el presidente entregó al Papa esta gran pintura procedente de la región de Kivu del Norte, muy afectada por la violencia provocada por distintas milicias que luchan por el control de las riquezas naturales de esta región.

El Papa por su parte obsequió a Tshisekedi con un grabado con el ángel de la paz y con su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año.

Después se despidió afectuosamente del presidente y de su esposa. El mandatario africano no quiso irse sin invitar al Papa a visitar su país, a lo que Francisco respondió así.

“Espero”.

Ángeles Conde