Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Chef que fue guardia suizo enseña a reutilizar comida en un programa de cocina


Cuando escribió su primer libro de cocina a los 18 años, David Geisser nunca hubiera imaginado a dónde llegaría con su creatividad y fe. Parece que se hizo famoso de la noche a la mañana, antes de convertirse en guardia suizo y cocinar para el Papa Francisco.  

DAVID GEISSER
Chef
“Cocinar para el Santo Padre ha sido uno de mis mayores honores. Después de prepararle un plato, almorzamos juntos en un área privada. Comimos una o dos horas, y fue genial”.

Dice que su carrera es más que cocinar. Más bien, es mostrar cómo concreta su fe, que vive aún más en su nuevo programa de cocina.

DAVID GEISSER
Chef
“Significa ser un chef católico que tiene una responsabilidad con el mundo. Es permanecer en la luz de la fe, mostrar nuestro camino y cómo conducimos nuestra vida. Aceptamos a Dios y no tenemos miedo de mostrarlo”.

Eliminar el desperdicio de alimentos es parte de su testimonio. Dijo que nunca se tira nada en su cocina, sino que se reutiliza en varios platos. 

DAVID GEISSER
Chef
“Es muy importante, porque no en todos los países se puede comprar lo que uno quiere. Con la comida de Europa podríamos alimentar a todo el mundo. Para lograrlo, debemos asegurarnos de no desechar nada”.

En lugar de tirar la comida, su objetivo es regalarla a los que la necesitan. Solo en Europa, cada año se desperdician 88 millones de toneladas de alimentos. El 53% provienen de los hogares. 

Afirma que si todos contribuyen, el desperdicio disminuirá y se podrán preparar platos que alcancen para todos.

Melissa Butz
Traducido por Carlos Kestler