Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa Francisco: Las Bienaventuranzas son el camino de Jesús hacia la felicidad


El Papa entró en la gran Sala de Audiencias y recorrió el pasillo central. Allí saludó a peregrinos, bendijo rosarios e incluso firmó un libro de este grupo de niños. 

Luego, comenzó un nuevo ciclo de catequesis sobre las Bienaventuranzas. Dijo que son el secreto de Jesús para tener una vida feliz. 

FRANCISCO
Jesús comienza a enseñar una nueva ley: ser pobre, ser manso, ser misericordioso... Estos "nuevos mandamientos" son mucho más que normas. De hecho, Jesús no impone nada, sino que revela el camino a la felicidad - su camino - repitiendo ocho veces la palabra 'bienaventurados'.

El Papa explicó que cada una de las ocho bienaventuranzas tiene tres elementos. Primero, la palabra “Bienaventurados” o dichosos; luego, la situación en la que se encuentran; y por último, el motivo de alegría.

FRANCISCO
¿Qué significa la palabra 'bienaventurado'? El término griego original 'makarios' no indica a alguien que tiene el estómago lleno o que le va bien, sino a una persona en una condición de gracia, que progresa en la gracia de Dios, que avanza en el camino de Dios. (Quienes viven la) paciencia, la pobreza, al servicio de los demás, que consuelan, que avanzan, estos son felices. Estos serán bienaventurados.

El Papa concluyó que, como muestran las Bienaventuranzas, el camino de Dios es a menudo confuso, lleno de baches y giros que las personas no pueden descifrar ni entender. Sin embargo, la experiencia de ser bienaventurados según Dios es la que al final llevará a los cristianos a Cristo. 

Melissa Butz
Traducido por: Javier Martínez-Brocal