Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa preside una misa en el Vaticano para religiosos y religiosas de todo el mundo


Un año más el Papa Francisco celebra esta ceremonia junto a miles de religiosos de todo el mundo. 

En esta fiesta de la presentación de Jesús en el templo también se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada y el Papa, que además es religioso, se ha volcado en este día para resaltar la importancia de estas vocaciones en la Iglesia.

FRANCISCO
2 de febrero, 2017
“¡Ponernos con Jesús en medio de su pueblo! No como “activistas de la fe”, sino como hombres y mujeres que somos continuamente perdonados, hombres y mujeres ungidos en el bautismo para compartir esa unción y el consuelo de Dios con los demás”.

Como jesuita, Francisco sabe bien cuáles son las tentaciones que complican la vida en comunidad. Por eso, habla claro a los religiosos siempre que se encuentra con ellos.

FRANCISCO
7 de noviembre, 2014
“A veces llegaréis a los puños pero eso no es un problema. Es mejor eso que el terrorismo del chismorreo”.

FRANCISCO
1 de febrero, 2016
“Si te apetece decir algo contra un hermano o una hermana, lanzar “una bomba de chismorreo” ¡Muérdete la lengua! Fuerte”.

Pero aunque el Papa hable de puños, prefiere la ternura. Así lo ha demostrado con estos gestos y con su admiración hacia los religiosos ancianos que han entregado su vida, como estos dos que conoció en Marruecos... o hacia los religiosos que han sufrido la persecución, como los que encontró en Albania. 

Y ese cariño es recíproco. No hay más que ver a las religiosas de clausura de Nápoles que no pudieron evitar salir corriendo así, y dejar de lado cualquier formalidad, para salir al encuentro de Francisco.

Ángeles Conde.