Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa sigue desde casa ejercicios espirituales del Vaticano a causa del resfriado


A pesar del frío viento que soplaba en Roma y de su fuerte resfriado, el Papa mantuvo su cita habitual con peregrinos para el Ángelus del domingo. Pidió oraciones por los ejercicios espirituales de sus colaboradores, que estarán hasta el viernes rezando y meditando en una casa de religiosos en el Sur de Roma. El Papa solía acompañarles.

FRANCISCO
Por desgracia, el resfriado me impide participar este año. Seguiré las meditaciones desde aquí. Me uno espiritualmente a la Curia y a quienes dedican esta semana a la oración, haciendo los ejercicios espirituales desde mi casa.

En su catequesis, el Papa reflexionó sobre los 40 días y noches que Jesús pasó rezando y ayunando en el desierto, donde fue tentado por el diablo.

El Papa dijo que la respuesta firme de Jesús y su adhesión a Dios es un modelo para los cristianos sobre cómo afrontar la tentación.

FRANCISCO
Jesús no dialoga con el diablo. Jesús responde al diablo con la Palabra de Dios, no con su propia palabra. Cuando somos tentados, a menudo comenzamos a dialogar con la tentación, a dialogar con el diablo. “Sí, puedo hacer esto, luego me confesaré. Luego esto, luego aquello”. ¡Nunca dialogues con el diablo!

El Papa pidió a los cristianos que no se dejen engañar, que no se fíen de los “caminos alternativos” que propone el diablo. Y que cuanto más se aleja uno de Dios, más indefenso y desamparado se siente frente a los problemas existenciales de la vida.

El Papa también dijo que le preocupa la situación de las personas que sufren los estragos de la guerra en diferentes partes del mundo.

FRANCISCO
Siento pena por las noticias que llegan de tantas personas desplazadas, tantos hombres, mujeres y niños expulsados a causa de la guerra. Tantos emigrantes en todo el mundo que piden refugio y ayuda.

Probablemente el Papa se refería a las tensiones en las fronteras de Grecia y Turquía, por el aumento del número de refugiados sirios. Grecia ha suspendido durante un mes la solicitud de asilo. Por eso, Francisco pidió a los cristianos que sigan rezando por los afectados.

CT - JMB VM FL