Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Pentecostés: El mundo ve conservadores y progresistas; Dios ve hijos


El Papa celebró la misa de Pentecostés dentro de la basílica de San Pedro. Debido a las restricciones de seguridad, las pocas personas presentes llevaban mascarillas y mantenían la distancia.

Quizá pensando en esta separación, el Papa habló en la homilía de la unidad en la diversidad que debe cultivarse entre personas. Por eso, invitó a ver la Iglesia con los ojos del Espíritu Santo, no con los ojos del mundo.

FRANCISCO
El mundo ve conservadores y progresistas; el Espíritu ve hijos de Dios. La mirada mundana ve estructuras que hay que hacer más eficientes; la mirada espiritual ve hermanos y hermanas que mendigan misericordia. El Espíritu nos ama y conoce el lugar que cada uno tiene en el conjunto.

El Papa también explicó que la forma en que un cristiano vive la fe depende de su percepción de Dios.

FRANCISCO
Si lo vemos como un Dios que nos quita cosas, que se impone, también nosotros querremos quitar e imponernos: ocupando espacios, reclamando relevancia, buscando poder. Pero si tenemos en el corazón a un Dios que es don, todo cambia.

Avisó de tres cosas que destruyen el don del Espíritu: el narcisismo, el victimismo y el pesimismo.

FRANCISCO
En esta pandemia, cuánto duele el narcisismo, el centrarse en las propias necesidades, indiferentes a las de los demás, el no admitir las propias fragilidades y errores.

Por eso en esta solemnidad el Papa invitó a los cristianos a pedir al Espíritu Santo "el valor de salir de sí mismos, para amarse y ayudarse mutuamente".

CT

Traducción: Javier Martínez-Brocal