Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Obispo de Scranton, preocupado por la penetración del racismo en la sociedad


Las mascarillas para protegerse del coronavirus se han convertido en escudos contra gas lacrimógeno en EE.UU. La ola de protestas estalló en el país tras el asesinato de George Floyd por un policía en Minneapolis.

JOSEPH C. BAMBERA
Obispo de Scranton (Pennsylvania)
“Muchos han recordado tras la muerte de George Floyd, que estamos ante dos pandemias muy parecidas. Son silenciosas, a veces no nos damos cuenta de que están presentes. Y de repente, irrumpen en nuestras vidas con el potencial de destruir, matar, herir y causarnos dolor y rabia”.

Joseph Bambera se refiere a las pandemias del coronavirus y del racismo, que es un cáncer fatal que desde hace siglos ha destruido la vida de muchas personas.

JOSEPH C. BAMBERA
Obispo de Scranton (Pennsylvania)
"Se esconde muy hondo, y a menudo pensamos que podemos estar tranquilos. Por eso esta crisis nos llama no sólo a despertar sino a seguir despiertos".

Los católicos están llamados a respetar la vida de toda persona, en cada momento de su vida, desde la concepción hasta la muerte natural.

JOSEPH C. BAMBERA
Obispo de Scranton (Pennsylvania)
“Afrontaremos esta realidad cuando seamos lo suficientemente honestos para admitir que todos hemos fallado en esto, y cuando estemos dispuestos a vivir nuestra fe de una manera auténtica. Resolveremos el racismo cuando empecemos a pensar que todas las personas son iguales y que merecen ser amadas por sí mismas".

El obispo pide a las comunidades, los sistemas educativos, los seminarios y las parroquias que desarrollen nuevas iniciativas para acabar con este terrible flagelo del racismo.