Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa en el Ángelus reza por el fin de la violencia en Libia


Nuevamente el Papa Francisco rezó el Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico, junto a los peregrinos en la Plaza de San Pedro, durante la celebración del Corpus Christi.

Desde allí, pidió a la comunidad internacional que busque maneras de poner fin a la violencia en Libia, donde la situación se ha agravado en las últimas semanas.

FRANCISCO
También rezo por los miles de migrantes, refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos en Libia. La situación sanitaria ha agravado las condiciones ya precarias en que se encuentran, haciéndolos más vulnerables a las formas de explotación y violencia.

Libia es especialmente peligrosa para los refugiados. Algunos de ellos son esclavizados por traficantes de personas que los suelen someter a tratos crueles. El Papa dijo que todos tenemos responsabilidad en esto, nadie puede sentirse dispensado. 

Como era la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, llamó la atención sobre el fruto místico y el fruto comunitario de la Eucaristía.

FRANCISCO
Este doble fruto de la Eucaristía: el Primero, la unión con Cristo y, el segundo, la comunión entre los que se alimentan de Él, genera y renueva continuamente la comunidad cristiana. La Iglesia hace la Eucaristía, pero es más fundamental que la Eucaristía hace a la Iglesia.

El Papa Francisco explicó que el misterio de la Eucaristía es recibir a Jesús para ser transformado desde adentro, para que haga de nosotros la unidad y no la división.