Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en el Ángelus: Que los nietos y los hijos no dejen solos a los ancianos


Durante el ángelus el Papa no quiso esconder su pesar por la ausencia de una delegación del Patriarca de Constantinopla en la fiesta de San Pedro en Roma. Es tradición que estén presentes en Roma durante este día, pero la pandemia impidió el viaje. 

FRANCISCO
Mando espiritualmente un abrazo al querido hermano Patriarca Bartolomé, en la esperanza de que podamos retomar lo antes posible las visitas recíprocas.

El Papa reflexionó sobre la vida de San Pedro y aconsejó a los creyentes que den un paso adelante en su vida de fe. Sugirió no solo rezar para obtener favores sino intentar conocer a Cristo con mayor profundidad.

FRANCISCO
A menudo vamos a Él solo en los momentos de necesidad, a pedir ayuda. Pero Dios ve más lejos y nos invita a ir más allá, a buscar no solo sus dones, sino a buscarlo a Él.

Francisco explicó que la búsqueda de Dios ayuda a darse cuenta de las necesidades de las personas cercanas y a entregar la vida y el tiempo a los demás. 

FRANCISCO
Y esto vale para todos: de los padres hacia sus hijos, de los hijos hacia sus padres ancianos. Me vienen a la mente tantos ancianos a los que la familia deja solos, me atrevo a decir, como si fueran material de desecho. Este es un drama de nuestro tiempo: la soledad de los ancianos. Cuando la vida de los hijos y nietos no es un don para los ancianos.

El Papa recordó también que un día después de San Pedro y San Pablo la Iglesia católica recordaba a los mártires víctimas de la persecución de Nerón. Estos fueron asesinados ahí mismo, en la zona del Vaticano.

Javier Romero