Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Exponen la pluma con la que Pío IX firmó el dogma de la infalibilidad papal


En la firma de un gran acuerdo hay un objeto que muchas veces pasa desapercibido, pero puede considerarse una especie de testigo silencioso muy importante: La pluma.

BERNARD ARDURA
Presidente, Pontificio Comité de Ciencias Históricas
"La pluma, históricamente y aún hoy en día, significa que alguien con autoridad asume la responsabilidad. Así el Rey, el Papa, el Emperador asume algo escrito, y cuando asumimos un contrato, asumimos la responsabilidad."

Por ejemplo, con esta pluma Pío IX firmó uno de los dogmas más importantes de la Iglesia hace 150 años, antes de la caída de los Estados Pontificios, el de la infalibilidad papal.

BERNARD ARDURA
Presidente, Pontificio Comité de Ciencias Históricas
“En el Concilio había 700 obispos que ya se habían marchado de Roma. Pero tuvieron el tiempo de aprobar dos documentos importantes sobre la fe y la razón y otro sobre la Iglesia y la Infalibilidad del Papa en materia de fe y de moral”.

Pío IX estableció que el Papa no se equivoca en asuntos doctrinales cuando hace una declaración “ex catedra”. Uno de los puntos más importantes del Concilio Vaticano I, que tuvo que ser temporalmente suspendido por la batalla.

BERNARD ARDURA
Presidente, Pontificio Comité de Ciencias Históricas
"En el primer cañonazo se abre una brecha en los muros (vaticanos) cerca de Porta Pía e inmediatamente el Papa pide el fin de la batalla para evitar más muertes. Así, encarga al General Kanzler, jefe del Estado Mayor del Ejército Pontificio, firmar la rendición de Roma”.

Ese pacto fue firmado con esta pluma, que se conserva junto a un autógrafo del mismo General. Ambas reliquias de la historia de la Iglesia se exponen en el Museo de los Papas, a pocos metros del Vaticano. Se trata de un ambicioso proyecto que resguarda reliquias de los pontífices y de la historia de la Iglesia.

IVÁN MARSURA
Director, Museo dei Papi
"Recogemos este material para evitar que se pierda. Hemos podido recabar unos 500 objetos papales. 17.000 fotografías, 12.000 libros y 600 autógrafos papales. La intención es reunir este material y poder abrir un gran museo donde exponer y poner a disposición todos estos objetos que de otra manera estarían olvidados".

Actualmente ampliaron su colección con estas plumas históricas del pontificado de Pío IX y otros objetos suyos, como este sello, una de las sotanas que utilizó por varios años y una reliquia corporal.

Daniel Díaz Vizzi