Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La pandemia no frena el tráfico de personas: “Si no hablamos, los traficantes ganan”


La pandemia no ha frenado el tráfico de personas, más activo que nunca en nuestros días.

Rome Reports Premium organizó un encuentro Zoom con dos religiosas que están al frente de la batalla contra esta lacra. Se trata de sor Gabriella Bottani y sor Anne Victory.

Mostraron cómo el confinamiento ha provocado el aumento de la explotación sexual a través de Internet.

SOR ANNE VICTORY
U.S. Catholic Sisters Against Human Trafficking
“Es una adicción, es un tema muy complicado, porque no dan ninguna importancia a las personas que salen en esos vídeos”.

SOR GABRIELLA BOTTANI
Coordinadora Internacional, Talitha Kum
“Las vemos como personas explotadas, pero no es fácil reconocer que es una víctima de tráfico de personas”.

Las víctimas son personas de clase social baja, vulnerables y, ahora también presa fácil del coronavirus. En muchos casos su estatus hace que los miren como criminales y no como víctimas: por ejemplo, migrantes o prostitutas.

Puesto que es difícil saber quién es víctima, la mejor herramienta es educar en prevención.

SOR GABRIELLA BOTTANI
Coordinadora Internacional, Talitha Kum
“Es necesario hablar más de esto porque hay que preparar a la gente a través de la educación. Cuanto menos hablemos, más ganan los traficantes o las organizaciones criminales”.

Las religiosas dicen que la educación para prevenir no solo debería centrarse en las nuevas generaciones, sino también en los juristas.

SOR ANNE VICTORY
U.S. Catholic Sisters Against Human Trafficking
“Que cuando vemos que no se cumplan las leyes podamos despedir a quienes no hagan nada. Esto concienciaría a muchos de ellos”.

Estas religiosas son la prueba del compromiso de la Iglesia católica contra la explotación.

Ambas recomiendan que se sensibilice contra este problema en parroquias o colegios, para proteger a los más vulnerables. Proponen organizar conferencias, momentos de oración por las víctimas, clases o colectas para ayudar a quienes trabajan contra este drama. 

Estas religiosas también se preparan para aprender a reconocer a una víctima y ofrecerle ayuda para que recupere la normalidad en la sociedad y sin el miedo de perder la libertad de nuevo.

Melissa Butz

Traducción: Javier Romero