Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Se cumplen 4 años de la visita del Papa Francisco a la Porciúncula en Asís


Hace 4 años el Papa hizo una visita express pero muy emocionante y llena de profundo significado. Participó en la celebración de los 800 años del “Perdón de Asís”.

Desde allí, recordó que la vía del perdón puede renovar de verdad la Iglesia y el mundo. 

FRANCISCO
"El mundo necesita el perdón; demasiadas personas viven encerradas en el rencor e incuban el odio, porque, incapaces de perdonar, arruinan su propia vida y la de los demás, en lugar de encontrar la alegría de la serenidad y de la paz”.

Un mensaje que no pierde vigencia y que tiene profundas raíces en este lugar. Pero ¿qué es el “perdón de Asís”? Se trata de la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria durante los dos primeros días de agosto. La tradición nace tras una experiencia mística de San Francisco en 1.216.

FRAY PASQUALE
“Es un hecho que nació de una tentación. Francisco estaba detrás de la Porciúncula, cerca de un rosal, un rosal cualquiera y es tentado. ¿Cómo decide afrontar esta tentación? Después de varias resistencias, decide tirarse desnudo en el rosal... Pero el Señor lo premia y en el momento en el que se tira al rosal, el rosal pierde las espinas”.

Ese mismo rosal se preserva en la actualidad sin espinas.

Luego de ese hecho, San Francisco es acompañado por dos ángeles al lugar de la Porciúncula. Allí se le aparece Cristo y la Virgen. Y Dios le pregunta qué quiere qué haga por él. Francisco pidió la indulgencia plenaria para todos los peregrinos que acudiesen a esa capilla. 

FRAY PASQUALE
“Dios le concede esta petición en un tiempo en el que se podía ganar la indulgencia plenaria haciendo largos viajes a Tierra Santa, que no todos podían hacer y que eran hasta peligrosos. Francisco no podía entender cómo una cosa esencial (el perdón de los pecados) no estuviera disponible para todos, sobre todo para los más pobres”.

Luego acude ante el Papa Honorio III, quien entiende que se debe a una gracia directa de Dios.

Durante siglos la indulgencia solo pudo ganarse en la Basílica papal de Santa María de los Ángeles, pero actualmente se puede hacer en todas las iglesias franciscanas y en todas las iglesias parroquiales de Asís. 

Además, para obtener “el perdón de Asís” es necesario cumplir las normas: Confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Papa.

Daniel Díaz Vizzi