Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Rumanía decreta una Jornada Nacional para denunciar la violencia y la persecución contra los cristianos


En junio de 2020, el gobierno rumano aprobó una ley que establece el 16 de agosto como la Jornada Nacional de concienciación sobre la violencia contra los cristianos.

LIVIU-PETRU ZĂPÎRȚAN
Embajador de Rumanía ante la Santa Sede
“Creo que enviamos así un mensaje de fraternidad en línea con el mensaje del Santo Padre sobre la fraternidad humana. Queremos destacar la necesidad de encontrar ese vínculo que nos une, independientemente de las creencias religiosas. Como seres humanos, seres sociales, somos hermanos y hermanas”.

La fecha también recuerda al príncipe rumano, Constantin Brâncoveanu, un cristiano que, junto con sus cuatro hijos, fue martirizado a causa de su fe el 15 de agosto de 1714 en Constantinopla.

LIVIU-PETRU ZĂPÎRȚAN
Embajador de Rumanía ante la Santa Sede
“El príncipe Brâncoveanu también fue importante porque impulsó, por primera vez en la historia de la cultura rumana, la publicación de una famosa Biblia, la Biblia de Bucarest, en 1688”.

El embajador rumano ante la Santa Sede señala que Rumanía es un país de tolerancia, con 21 grupos religiosos que practican su fe con total libertad. Por eso, lamenta que no todos los creyentes del mundo puedan disfrutar de este derecho dado el número creciente de ataques anti cristianos.

LIVIU-PETRU ZĂPÎRȚAN
Embajador de Rumanía ante la Santa Sede
“La fecha fijada es el 16 de agosto. El objetivo es evocar esta dramática situación que se da hoy en el mundo, este resurgir de los conflictos religiosos”.

A partir de ahora, cada 16 de agosto, se iluminarán los edificios más importantes del país, incluido el monumental Parlamento en Bucarest, y habrá varias celebraciones religiosas. Signos todos para hacer llegar la preocupación y solidaridad hacia quien sufre violencia por el mero hecho de ser cristiano.