Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa Francisco: El rencor es como una mosca en un día de calor. ¿Te lo llevarás a la tumba?


El Papa dedicó al perdón y a la reconciliación el ángelus de este domingo. 

FRANCISCO
“¡Cuánto sufrimiento, cuántas lágrimas, cuántas guerras podrían evitarse, si el perdón y la misericordia fueran el camino de nuestra vida! Cuántas familias desunidas que no saben perdonarse a sí mismas, cuántos hermanos y hermanas que tienen este rencor dentro”.

Francisco comparó el rencor a una mosca molesta en un día de calor. Y propuso pensar a largo plazo y reconciliarse siempre lo antes posible. 

FRANCISCO
“Me ha llamado la atención una frase de la primera lectura del libro del Sirácide. La frase dice: "Recuerda el final y deja de odiar". ¡Bonita frase! ¡Piensa en el final! Recuerda que estarás en un ataúd... ¿y te llevarás allí el odio?”

Antes de marcharse, el Papa recordó a los refugiados que no tienen a dónde ir en Grecia, tras el incendio en el campo de Moria que él mismo visitó en 2016. 

También se refirió a las protestas que hay en varios países del mundo, - una referencia no explícita a las manifestaciones por la democracia en Bielorrusia. 

FRANCISCO
“Hago un llamamiento a quienes tienen responsabilidades públicas y de gobierno para que escuchen la voz de sus conciudadanos y satisfagan sus justas aspiraciones, garantizando el pleno respeto de los derechos humanos y las libertades civiles”.

El Papa recordó que el modo más cristiano de resolver los problemas es siempre promover el diálogo y la reconciliación. 

Su último saludo fue para estos ciclistas enfermos de Parkinson, que han viajado desde Pavía a Roma en bicicleta. 

JMB