Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Enfermeros de Malta entregan al Papa un uniforme firmado por el personal médico


Una delegación de la Unión de Matronas y Enfermeras de Malta voló a Roma hace unos días para reunirse con el Papa Francisco después de la audiencia general. Fue un encuentro muy esperado, preparado con esmero por el embajador de Malta ante la Santa Sede, Frank Zammit.

PAUL PACE
Presidente, Unión de Matronas y Enfermeras de Malta
“Es un uniforme de los que usan los enfermeros y las enfermeras en Malta. Se lo hemos traido firmado como muestra de agradecimiento. Aunque no cabían todas las firmas. Pusimos solo las del personal que está en planta con los pacientes”.

Paul Pace, presidente de esta asociación, asegura que el apoyo del Papa Francisco supone una inyección de moral para los profesionales de la salud, tantas veces desbordados durante estos duros meses de pandemia.

PAUL PACE
Presidente, Unión de Matronas y Enfermeras de Malta
“A veces no hemos tiempo ni tiempo para apreciar la dignidad del paciente, de sentir compasión por el paciente. Ante la sobrecarga en el servicio hospitalario, los pacientes entraban y salían del centro sin que hayan sentido el calor humano, sin que nosotros hayamos escuchado sus sentimientos. Esa falta de tiempo es un gran problema en la sanidad de nuestros días”.

La OMS designó este 2020 como el año de la enfermera y la matrona, lo que hace que esta visita de la delegación de Malta haya sido aún más significativa.

Por supuesto, en el encuentro no faltó este ya tradicional gesto: el Papa probándose un solideo. Otra muestra más del reconocimiento de Francisco por estos profesionales del cuidado.