Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa: Para salir de la pandemia hay que escuchar la voz de todos


El distanciamiento social hace más difícil expresar el afecto. Pero aún así el Papa bendijo las fotos de los seres queridos que los peregrinos le presentaban...

Recogió sus regalos...

Y no tuvo problema en esperar a quienes no encontraban la foto o el objeto que le querían mostrar.

Durante su catequesis dijo que el principio de subsidiariedad es clave para salir de situaciones de crisis como una pandemia. Y lamentó que hay grupos que pueden ser marginados a la hora de tomar decisiones.

FRANCISCO
“Pensemos en el modo de buscar soluciones para el virus. Se escucha más a las grandes compañías farmacéuticas que a los operadores sanitarios, comprometidos en primera línea en los hospitales o en los campos de refugiados. Este no es un buen camino. Hay que escuchar a todos. A todos”.

En la Iglesia, el principio de subsidiariedad fue desarrollado por otro Papa, Pío XI, tras otra gran crisis mundial, la del crack del 29.

Francisco pidió que las decisiones estén menos condicionadas por intereses de cualquier tipo, sobre todo intereses económicos. 

FRANCISCO
“Nadie puede quedarse fuera. La injusticia provocada por intereses económicos o geopolíticos tiene que terminar, y dar paso a una participación equitativa y respetuosa”.

Francisco puso varios ejemplos como los indígenas cuya voz no es escuchada o aquellos que en Occidente deben callar y no expresar su fe o sus convicciones religiosas.

Al terminar la catequesis y saludar a los peregrinos en varios idiomas, recordó que en estos días se cumplía un aniversario especial.

FRANCISCO
“En estos días se han cumplido cinco años de mi viaje apostólico a Cuba. Saludo a mis hermanos Obispos y a todos los hijos e hijas de esa amada tierra. Les aseguro mi cercanía y mi oración. Pido al Señor, por intercesión de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, que los libre y alivie en estos momentos de dificultad que atraviesan a causa de la pandemia”.

También anunció que pocos instantes después bendeciría una campana que le trajeron desde Polonia y que tiene un nombre: “La Voz de los No nacidos”. Una campana símbolo de los niños que no pudieron nacer a causa del aborto.

Javier Romero