Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“EE.UU. ha reconocido a la Santa Sede un rol sin precedentes en la integración de China”


Mike Pompeo lanzó una advertencia pública al Vaticano para que no negociara con China y hasta viajó a Roma para verse con Pietro Parolin. Podría parecer que las relaciones entre Santa Sede y Estados Unidos atraviesan un momento difícil, pero no es así. 

El experto en política internacional, Francesco Sisci, señala que Estados Unidos ha lanzado públicamente un mensaje explícito. 

FRANCESCO SISCI
China's People’s University
“Ha dicho a todo el mundo que la Santa Sede es importante para mantener equilibrios políticos, culturales, espirituales y mundiales. Y es un reconocimiento muy importante, creo que sin precedentes en la historia de los Estados Unidos”.

Por eso, la irrupción de Mike Pompeo en las negociaciones de Vaticano y China demuestra que para Estados Unidos, la Santa Sede tiene un rol primordial en la integración de China en el mundo.

FRANCESCO SISCI
China's People’s University
“En los últimos 40 años el mundo, guiado por Estados Unidos, ha intentado integrar a China a través del comercio. Pero la integración comercial y económica no basta. No es la última respuesta. Sirve otro tipo de integración, diría cultural. China debe entender la cultura con la que funciona el resto del mundo. Por eso, la relación con el Vaticano, la institución más antigua de Occidente, puede ser de extrema importancia”.

Francesco Sisci alaba la estrategia de la Santa Sede y recuerda que el acuerdo que negocia con China no es diplomático sino pastoral. 

FRANCESCO SISCI
China's People’s University
“No es un acuerdo diplomático porque el Vaticano no ha reconocido a Pekín y Pekín tampoco parecer querer. Sabe que un acuerdo diplomático aislaría a Taiwán y que Taiwán puede reaccionar de modo peligroso... Creo que la estrategia de la Santa Sede es muy sabia y prudente. No cede y al mismo tiempo busca mantener los vínculos que mantienen esta complicada relación . Por eso la visita de Pompeo ha sido muy importante. Porque señala que esta relación no es solo con el Vaticano sino con el mundo”.

También recuerda que el acuerdo sobre los obispos chinos no ha sido una iniciativa esporádica promovida hace poco tiempo sino que la Santa Sede lleva años trabajando para conseguir abrirse a China, aunque lo ganado sea minúsculo.

Javier Romero