Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Artista convierte troncos de árboles de las calles de Roma en llamativas esculturas


Desde rostros hasta figuras sobre la naturaleza o espiritualidad, estas obras de arte se ven cada vez más por las calles romanas y son una tendencia.

Su autor es Andrea Gandini, con tan solo 23 años de edad ha dejado una huella en muchos rincones de Roma.

ANDREA GANDINI
Artista
“Lo que hago se adapta a lo que ya está. Mi objetivo es dar dignidad a aquello que puede considerarse basura. Que en verdad no es basura. Un tronco es un ver viviente”.

Desde los 17 años, Andrea ha convertido su taller en un verdadero espacio desde donde pone a volar su imaginación para luego ponerse manos a la obra en la calle.

ANDREA GANDINI
Artista
“Como decía Michelangelo, 'hacer una escultura es sacar el alma que hay dentro del material', el busto o cualquier figura. Es como el trabajo que hacen los arqueólogos. Pienso en su trabajo cuando escarban en la arena para buscar alguna pieza histórica. Yo me siento más como ellos y menos como un gran artista o pintor”.

Andrea busca transmitir un mensaje con sus piezas que incluyen ecología, responsabilidad y arte. El principal material son troncos de arboles cortados que se encuentran por las calles.

El trabajo no termina cuando culmina una pieza. Dice que es un arte que pertenece a todos.

ANDREA GANDINI
Artista
“Generalmente las esculturas que toman más tiempo me permiten conocer mejor a las personas que convivirán con ella. También es mi trabajo hacerme amigo de ellos y enseñarles a cuidar las piezas. Yo la hago y ellos se quedan con ella. Eso es importante. Aunque vuelvo cada cierto tiempo a verlas y restaurarlas”.

Y después de casi 70 obras esparcidas por las calles romanas, uno de los objetivos de Andrea es poder dejar su huella en un tronco delante de uno de los íconos de la Ciudad Eterna, el Coliseo.

Daniel Díaz Vizzi