Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa: Debemos ir más allá de la imagen que tenemos de la muerte


Francisco celebró esta misa como en la primera oleada: ante el altar de la Cátedra de San Pedro, con pocas personas presentes a causa de la pandemia. 

En este caso fue para rezar por los obispos y cardenales fallecidos en el último año. 

El Papa estaba visiblemente concentrado y su rostro transmitía emoción, aunque al inicio mostró problemas de movilidad y respiración entrecortada.

Durante la homilía recordó que el cristiano debe mirar la muerte con ojos de fe.

FRANCISCO
Cotidianamente estamos llamados a ir más allá de la imagen que instintivamente tenemos de la muerte, como la aniquilación total de una persona, a trascender lo que es claramente visible, los pensamientos obvios, las opiniones comunes, para abandonarnos enteramente al Señor que dice: Yo soy la resurrección y la vida.

También recordó que la voluntad de Dios debe estar siempre presente en la vida de una persona que decide seguirle de cerca.

FRANCISCO
La vida de un servidor del Evangelio se desarrolla en torno al deseo de conseguir agradar en todo al Señor. Este es el criterio de cada una de sus decisiones, de cada uno de los pasos que debe dar. Recordemos, por tanto, con gratitud, el testimonio de cardenales y obispos difuntos que fueron fieles a la voluntad divina. Recemos por ellos intentando seguir su ejemplo.

Entre los presentes había muchos cardenales de Curia como Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. También purpurados eméritos como Jozef Tomko, el cardenal eslovaco de 96 años.

El color de estas celebraciones no es el morado sino el rojo porque es el color del luto pontificio.

Javier Romero