Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa permite que las mujeres reciban “ministerios laicales” como el acolitado


Con este Motu Proprio Spiritus Domini el Papa permite oficialmente que las mujeres puedan acceder al llamado ministerio del acolitado y el lectorado. 

El “acolitado” es el ministerio de los monaguillos, que ayudan al diácono y al sacerdote en el altar. De modo extraordinario pueden distribuir la comunión. 

El “lectorado” es el ministerio de quien se ocupa de leer las Escrituras en la asamblea litúrgica.

El Vaticano sale al paso de malentendidos. Aclara que no es paso hacia la ordenación sacerdotal de mujeres, sino un gesto para reforzar el papel de los laicos. De hecho, con la publicación de este cambio Francisco recuerda “La Iglesia no se considera autorizada a admitir a las mujeres a la ordenación sacerdotal”.

FRANCISCO
28 de julio 2013
“En cuanto a la ordenación de las mujeres, la Iglesia ha hablado y dice no. Lo ha dicho Juan Pablo II con una formulación definitiva. Esa puerta está cerrada. Pero sobre esto quiero decirles algo: la Virgen María era más importante que los apóstoles y que los obispos y que los diáconos y los sacerdotes. La mujer en la Iglesia es más importante que los obispos y que los curas. ¿Cómo? Esto es lo que debemos tratar de explicitar mejor”.

Pablo VI inició este proceso precisando las funciones litúrgicas que se podían realizar sin ser sacerdotes. 

Juan Pablo II dijo que hombres y mujeres podían desempeñar el lectorado y el servicio de altar. Pero el Código de Derecho Canónico decía que lo podían hacer “hombres”. 

Francisco ha sustituido “hombres” por “laicos”, para despejar cualquier duda de la intención de sus predecesores. 

Algo parecido hizo en 2016 cuando, a través de un decreto, aclaró que en la ceremonia del Jueves Santo, el celebrante puede lavar los pies también a mujeres.

Javier Romero