Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Niños recaudan 17 millones de dólares para proyectos de ayuda


Este lugar es único en el mundo. Se llama “Hogar de Nazareth” y está en Ghana. Aquí la religiosa Therese Stan da refugio a niños con discapacidad. 

El drama es que en sus poblados, por ser así, la gente les acusa de brujería. Como ocurrió a Sarah, que tiene algunas dificultades para hablar. 

“Vine aquí porque me acusaron de brujería. Toda mi familia y todo mi pueblo me condenaron”. 

El “Hogar de Nazareth” es uno de los 2.800 proyectos a los que ayuda la Infancia Misionera, una red internacional de niños que con oración y pequeñas aportaciones sostienen a 4 millones de niños de las misiones.

El Papa les dio las gracias hace muy pocos días. 

FRANCISCO
“En la Jornada Mundial de la Infancia Misionera participan muchos niños y jóvenes de todo el mundo. Se lo agradezco a cada uno de ellos y los animo a ser testimonios alegres de Jesús, buscando siempre llevar fraternidad entre los de su edad”.

Con la Infancia Misionera los niños no sólo ayudan a otros niños sino que conocen mejor su fe, aprenden lo que ocurre en países lejanos y acogen a todos sin importarles su raza o religión. 

Además, dejan de ser indiferentes a las necesidades espirituales o materiales de otros de su edad. 

JOSÉ MARÍA CALDERÓN
Obras Misionales Pontificias, España
“En muchas situaciones la Iglesia es la institución que ejerce de familia para esas personas y son acogidos con muchísimo amor esos niños, esas niñas, y es donde descubren en ese ambiente que su vida tiene un valor, que su vida tiene sentido”.

Esto es evidente en el “Hogar de Nazaret”, donde han salvado la vida a 80 niños. 

Y como esos pequeños van creciendo, la religiosa está construyendo una escuela de formación profesional y una clínica, para que un día puedan ganarse la vida con un futuro digno. 

También, gracias a la ayuda de niños de todo el mundo. 

Javier Martínez-Brocal